Blogging tips

jueves, 2 de junio de 2016

- NUEVAS ETAPAS -



                Prácticamente un año después de publicar que volvía - y no volver (publicar algún post suelto, vaya)... - aquí estoy otra vez. Llevaba también casi un año sin publicar. Espero que no se convierta en una norma lo de escribir un post al año.

Pero tiene su explicación. Mamá Ayurveda, mi blog, mi alter-ego digital, era mi acompañamiento, mi apoyo, mi terapia en una época de mi vida, en un proceso vital, más bien.

Llegó un punto, en el que hubo ciertos cambios importantes. Y otros proyectos. Pero Mamá 


Ayurveda siempre late en mi corazón. Sigue vivo. De hecho, mi cuenta de Instagram es la parte que siempre ha seguido viva y activa, la parcela que siempre he seguido regando. La fotografía sigue siendo mi bálsamo, la expresión de mi canal creativo y mi reflejo. También tiene épocas de mayor y menor actividad pero late fuerte.

Siempre he sabido que retomaría esto, la parte escrita. Pero también sabía que tenía que evolucionar. Porque mi vida ha cambiado. Yo he cambiado. Y mucho.

Para empezar, no le puedo dedicar tantas horas como le dedicaba antes, pero creo que ya no lo necesito. Antes era más por terapia y aprendizaje por lo que ocupaba mucho tiempo y atención.

Ahora quiero darme el gustazo de que sea sólo esencia, algo sencillo, limpio, ligero.

Siempre que en mi cabeza bailaba la idea de postear, inmediatamente le seguía el pensamiento de evolución y renovación, y entonces ahí todo se disparaba y no llegaba a algo claro y definido. Mil pensamientos por segundo. Pero yo sabía que llegaría.

¿Ha llegado? Creo que . Es sencillo. Dejar de pensar. Dejar de planificar. Dejar de querer mil cosas. Limpiarlo todo. Sin plazos. Sin presiones. Sólo gustosidad. Y entonces, me di cuenta de que de lo que realmente me apetecía escribir era sobre el proceso vital de transformación que he ido haciendo.

He estado en una fase de estar conmigo misma, mirarme, trabajar todo lo que necesitaba trabajar, pasar mis duelos... Sí, mi madre murió, hace diez meses (los que me seguíais ya sabréis que estaba muy malita y que estuvimos largo tiempo luchando). Ese fue también uno de los motivos por los que no volví. He empezado varias veces un post dedicado a ella y para ella, pero todavía no ha nacido. Puede que nunca acabe ninguno, puede que lo acabe y nunca lo publique, quién sabe.  

Espacio. Para . Para sentir. Este ultimo año ha sido uno de los más productivos en cuanto a escritura de mi vida. El que más. Seguro. Pero todo para mí.

Así que en eso (y en muchas otras cosas) he estado este tiempo. En mirar hacia dentro, en ser, en sanar, en ver, en crecer, en cambiar, en cuidar-me.

Y ahora, ha salido el sol, ha llegado el calor. Ahora ha llegado, sin prisas y sin presiones, el momento de florecer y mostrar mi nueva yo. Ha sido un camino mágico. Y quiero compartir pinceladas de lo que he aprendido y vivido.

Empiezan nuevas etapas, nuevas ilusiones, y empieza la nueva etapa de Mamá Ayurveda. Siempre en modo slow. Espero que os guste. 

Puede que antes de publicar esta entrada hubiese sido mejor cambiar la imagen y el diseño, pero cada vez que me ponía a ello quería hacer mil cosas (y me estresaba), y no quería empezar así. Lo iré haciendo despacito, cuando surja, cuando me apetezca... Me ha nacido escribir esto así y así lo he hecho. Nuevas etapas, nuevas premisas. Y fluir. Así todo es más sencillo.

Nos vemos pronto, esta vez sí.


Mamá.
(más que nunca)


PD: si os apetece, podéis suscribiros al blog en la columna de la derecha, para no perderos ninguna entrada. Me haría muy feliz :)